Los Códigos Andinos desde mi experiencia: KAWSAY

Los códigos son las leyes que rigen la sociedad de los Incas, los códigos no están escritos ni están proclamados como tal, simplemente son leyes que ellos respetan y asumen porque son parte de su historia y así lo  viven desde “siempre”, es decir que los códigos son vivencia, son su día a día, de una vida en armonía con el Universo y con la Tierra respetando los procesos de la vida misma.

Yo todavía no tuve la suerte de ir a Q’eros, que es la comunidad que se mantuvo aislada de la civilización durante mas de 500 años para  justamente preservar la cultura y Yo diría, sabiamente mantener las enseñanzas intactas.

Vamos con el primer código llamado KAWSAY = EXISTENCIA, el haberlo integrado en mi y en mi vida es y fue lo mejor que me pudo haber pasado y es tan simple como reconocerse y reconocer todo lo que nos rodea, como existencia, a que suena muy fácil verdad? Y ahora  surge la pregunta cuan conscientes somos de nuestra “propia existencia”?  y pongo entre comillas propia porque Yo por lo menos estaba viviendo mi vida desde la existencia de los demás, de lo que esperan de mi, de lo que piensan de mi, de lo que les gusta, de lo que les molesta y un largo etcétera y mi existencia se basaba en todo aquello externo a mi y por lo tanto el control estaba totalmente fuera de mi misma.

Entonces como primer paso de aprendizaje e integración de este código fue introducir el Kawsay con una simple frase diaria y/o un saludo a mi misma que decía: No kan kani Ana Claudia (Yo Soy Ana Claudia) tocándome el timo tres veces, para darme sentido, sentirme y reconocerme a mi como mi propia existencia, como un Ser humano integro mas allá de los demás y por consiguiente esto lleva a  reconocer la existencia de los demás como una unidad externa a mi y también de todas las cosas, de toda la materia que nos rodea. Y esto para que sirve te preguntarás, te invito a probarlo y experimentarlo conscientemente, pero desde mi sentir puedo compartir que creció el respeto a mi y a los demás y que nace desde otro punto de vista, desde otro sentir, la comunicación con mi cuerpo es diferente, reconozco que soy un ser compuesto por células, tejidos, órganos y sistemas a los cuales puedo tratar y manejar de alguna manera desde la consciencia (esto es algo que estoy en proceso y es impresionante a lo que podemos llegar a hacer).

Por otro lado el dar existencia a todo lo que nos rodea, el saludar al sol, a la tierra, al árbol, al ordenador, al móvil, y así a cada cosa que nos acompaña en nuestra vida material cada día, es poner en manifiesto que esta ahí para algo y que al Yo reconocerlo puedo tratarlo de diferente manera que si no lo reconozco, aquí un ejemplo para entender la idea, en una comunidad de vecinos son varias familias, y tu cuando saludas a alguien lo reconoces como tal, mientras no lo saludes y no te comuniques con alguien este  te es indiferente y la relación no existe, ambos son inexistentes el uno para el otro aunque estén y se crucen cada día, entonces la interacción no se da, pues lo mismo pasa con las cosas materiales, todo es vibración, todo tiene energía que vibra y conecta con nuestro campo, siempre y cuando lo reconozcas como existencia. Y esto para que? Pues nuevamente te invito a probarlo, experimentarlo, porque cuando tu te comunicas con los elementos y los espacios reconociéndolos forman parte de ti y al formar parte de ti puedes manejarlos por decir de alguna manera y no que ellos te manejen a ti.

Todo esto es solo una parte de lo que este código me permite al día de hoy, seguro que podrás encontrar mas experiencias y vivencias de cada uno de los practicantes de la escuela, de lo grandioso que es vivir el Kawsay.

Deseo que esto te invite a experimentar contigo y tu entorno y reconocer que al ser tú dueño de tu existencia todo lo que te rodea esta a tu disposición y no tú a la de todo y todos los que te rodean.

Autor: Ana Claudia C 

Producido por KAWSAY PACHA ESCUELA

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *